Suelo laminado o tarima flotante

Es una duda que surge mucho por parte del cliente al consultar sobre su suelo o su nueva obra, pero nace de un concepto erróneo.

El concepto "tarima" (no es un producto sino un sistema de instalación de un pavimento de madera sobre rastreles), es siempre referido a pavimentos de madera, producto que se obtiene exclusivamente del tronco de un árbol y que no contiene productos químicos ni de otra naturaleza en su composición. De la misma forma "flotante" se refiere a un tipo de instalación (para pavimentos con apoyo continuo sobre la base pero sin adherirse al mismo), y no una clase de suelo de madera.


Los suelos laminados no son de madera natural. Se caracterizan por una composición en capas que les hace más resistentes al desgaste. En general, los suelos laminados son paneles (láminas) fabricados con derivados de la madera unidas entre sí por resinas de gran consistencia. Esta peculiaridad aumenta su resistencia frente a la humedad, los impactos o los arañazos. Lo habitual es que tengan una base compuesta por un tablero de fibras de alta densidad, una capa decorativa de melamina que imita el dibujo y la textura de la madera y una película transparente que protege el conjunto. Cuando se desgastan, no admiten acuchillado a diferencia de la madera.

Suelen instalarse flotante (sin pegar a la base) y, su unión entre piezas es con un tipo de machihembrado que se conoce polularmente como "Click".

Consulta nuestro catálogo de suelos laminados o contáctanos para pedir más información.

Fuente: blog.expertosenparquet